El Rector reivindica el efecto transformador que supone la Universidad de Jaén para su territorio en la celebración del acto de apertura del curso académico 2020-2021

El Rector de la UJA, en el centro, acompañado por la Secretaria General de la UJA y el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía.

El Aula Magna del Campus Las Lagunillas ha acogido este miércoles la solemne apertura del curso académico 2020-2021, acto que ha estado presidido por el Rector de la UJA, Juan Gómez Ortega, y que ha contado con la asistencia del consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco Pérez.

El acto comenzó con la lectura de la Memoria del Curso 2019/2020, a cargo de la Secretaria General de la UJA, Olimpia Molina Hermosilla. A pesar de no celebrarse el tradicional acto de investidura de nuevos doctores, Juan Gómez felicitó a los 87 nuevos doctores y doctoras por la Universidad de Jaén y dio la bienvenida a los nuevos estudiantes que se han incorporado este curso a la UJA y por ende, a la denominada Generación UJA.

El Rector de la Universidad de Jaén centró su intervención en diversos aspectos. El primero, fue el escenario en que concluyó el pasado curso y se ha iniciado el actual, marcado por la pandemia y la incertidumbre que genera, “que no es sinónimo de improvisación”, en referencia a la planificación que la UJA, junto con el resto de Universidades Públicas andaluzas, ha realizado desde el pasado mes de junio en que se acordó adoptar un modelo híbrido de enseñanza, tendiendo a la máxima presencialidad posible.

En este sentido, Juan Gómez apuntó que la Universidad de Jaén ha multiplicado el apoyo tecnológico para facilitar esta adaptación multimodal de la docencia. Asimismo, en la línea de paliar la denominada brecha digital, la tradicional convocatoria de ayuda social urgente de tipo puntual se ha complementado para este curso con una nueva convocatoria extraordinaria de ayudas para acceso a recursos tecnológicos. Por otro lado, se ofrece formación complementaria, tanto para profesorado como como apoyo a la docencia no presencial, como a estudiantado en competencias digitales. Además, se han diseñado y activado hasta once planes de actuación individualizados que marcan las directrices, restricciones y medidas de seguridad sanitaria a seguir en los campus, “todo ello con el fin prioritario de que la UJA sea un lugar lo más seguro posibles frente a la COVID-19”, indicó Juan Gomez, que tuvo un recuerdo para el desaparecido profesor de Enfermería de la UJA, Pedro Carrillo.

Por lo que respecta a otros aspectos relativos a la actividad universitaria, Juan Gómez anunció que la UJA se encuentra preparando su tercer Plan Estratégico, en el que se refuerza la idea del trabajo por proyectos y el papel fundamental de la Universidad para coliderar la transformación del territorio y de la sociedad a través de la generación y la transferencia del conocimiento. En este sentido, puso como ejemplo dos aspectos concretos. El primero la investigación, ámbito en el que la institución universitaria se ha marca como objetivo dar un nuevo impulso y continuar mejorando la captación de los fondos externos imprescindibles para financiarla, para lo que se han definido varias líneas de actuación. Así, la UJA ha diseñado el programa Boosting UJA, con 13 líneas estratégicas con las que se pretende incrementar el éxito en las convocatorias competitivas externas y se ha conformado un equipo de 5 investigadores e investigadoras como líderes de las 5 misiones que van a ser los ejes clave del nuevo programa marco Horizonte Europa 2030 de la UE.

El segundo es el ámbito de las infraestructuras, en el que la UJA ha activado un ambicioso programa de inversiones que en los próximos tres años alcanzará al menos la cantidad de 33 millones de euros de inversión y que serán financiados, en parte, con los remanentes de la propia universidad (27 millones de euros), para los que ya se dispone de la preceptiva autorización de la Consejería de Hacienda para utilizarlos, y por otro lado, con la financiación de fondos europeos  de la ITI de Jaén (6 millones de euros). Unas infraestructuras que estarán dedicadas esencialmente a la investigación, en especial a la transferible a la sociedad en cualquiera de las disciplinas del saber, así como también a la modernización del Servicio de Informática, la ampliación de las instalaciones deportivas, la adecuación de nuevos espacios en el edificio de la Antigua Escuela de Magisterio y la dotación de una unidad de simulación clínica que permita a las titulaciones del ámbito de la salud disponer de recursos docentes acordes con los estándares existentes en otras universidades, entre otras actuaciones incluidas en este plan de infraestructuras.

Reflexiones generales

Por otro lado, el Rector de la Universidad de Jaén reflexionó sobre dos aspectos generales que afectan a la sociedad. La primera relacionada con la Transformación Digital, apuntando que las universidades están desde hace ya años trabajando para incorporar las tecnologías digitales “con el fin de impulsar nuevos modelos organizativos y aprovechar las capacidades que éstas nos proporcionan para acometer las transformaciones necesarias que nos permita incorporarnos de manera adecuada a este nuevo escenario digital”. En su opinión, “estas innovaciones no son una simple mutación o transformación hacia lo digital de nuestros procesos, sino un cambio real y profundo de cultura y de paradigma organizativo en la Universidad y también de la forma de acometer las misiones universitarias”. Además, apuntó que “universidad digital o digitalizada no es ni mucho menos equivalente a universidad no presencial”. La segunda de las reflexiones entronca directamente con el modelo socioeconómico y productivo, en su opinión en crisis, “que ha puesto de manifiesto que no es suficientemente robusto frente a inestabilidades producidas por diferentes causas”. El modelo de sociedad y de universidad están profundamente ligados y tienen una importante influencia mutua. En este sentido, creo que la debilidad que antes expresé que caracteriza a nuestro modelo de país proviene de que no está suficientemente cimentado en una economía basada en el conocimiento y la innovación”, apuntó.

Enlazado con esta reflexión, el Rector de la Universidad de Jaén reivindicó, una vez más, el efecto transformador que ha supuesto la UJA para su territorio más cercano, que ha generado numerosos efectos positivos sobre la cultura, la economía y las oportunidades de desarrollo. Así, aprovechó su intervención para trasladar, tanto al alcalde de Jaén como al subdelegado de Defensa, el apoyo de la UJA para conseguir que una base logística del ejército del Plan COLFE del Ministerio de Defensa, pueda ser una realidad en la provincia de Jaén.

Financiación universitaria

Otro punto abordado en su intervención por el Rector de la Universidad de Jaén fue la financiación de las Universidades Públicas andaluzas, aspecto sobre el que Juan Gómez se refirió a la necesidad de abordar un nuevo modelo, para el que se ha creado un grupo de trabajo entre la Junta de Andalucía y las universidades. “No permitamos que las amenazas financieras a corto plazo nos hagan perder el horizonte estratégico, que es el que se determina con un modelo de financiación. Y no olvidemos que este modelo debe tener muy en cuenta las singularidades y las profundas diferencias entre los puntos de partida de cada Universidad y de los entornos en los que desarrollan su actividad, igualmente heterogéneos. Un modelo equilibrado debe tener esto en consideración de manera que se favorezca el desarrollo y la convergencia de todas las universidades y, como consecuencia de ello, de todos los territorios andaluces”, indicó.

En este contexto financiero, Juan Gómez, como Rector de la UJA y presidente de los rectores y rectoras de las Universidades Públicas de Andalucía, insistió en la necesidad de un compromiso por parte del Gobierno andaluz para que se revierta a las Universidad de Públicas Andaluzas los 135 millones de euros de sus remanentes genéricos y no afectados que han sido utilizados para la creación del Fondo de Emergencia Social y Económica COVID 19. “Entendemos que esta es la solución para permitir que las universidades seamos solidarias en un momento de necesidad para nuestra sociedad y a la vez podamos evitar lo que entendemos es una pérdida de patrimonio económico para las universidades andaluzas que dificulta acometer proyectos e inversiones estratégicas para el futuro de las universidades”, declaró.

Asimismo, puso de manifiesto la inaplazable necesidad de recibir las transferencias que corresponden a las universidades públicas andaluzas que provienen del denominado FONDO COVID-19, “ya que vamos con mucho retraso”, para poder ejecutar el gasto en tiempo y forma, financiación que estará destinada a sufragar los “cuantiosos” gastos extraordinarios originados por las actuaciones necesarias para afrontar esta crisis.

Por último, como otro de los retos del sistema universitario público andaluz, se refirió a la necesidad de abordar la actualización del mapa de la oferta de titulaciones. En relación con esta cuestión, Juan Gómez se refirió a la apuesta de la UJA por la implantación de los estudios de Medicina, cuyo informe de viabilidad para su incorporación a la oferta de títulos de la UJA ya está elaborado y se está presentando a diferentes grupos de interés de la provincia, así como a la propia Junta de Andalucía.

Para concluir, el Rector de la UJA trasladó la complicidad de la Universidad de Jaén con el Sistema Universitario Público Andaluz, como elemento fundamental para el desarrollo de las universidades y de sus territorios, y transmitió a toda la comunidad universitaria de la UJA el mensaje de la necesidad de ejercer la responsabilidad individual en esta situación de pandemia, como la medida más eficaz para combatirla. “Una irresponsabilidad de unos pocos puede afectar a todo el colectivo. Y esto, además de no ser justo, es evitable”, sentenció.

 

Author

Gabinete de Comunicación UJA (F.R.R.).