El mercadillo solidario a beneficio de China con obras de la Escuela de Arte se prolonga hasta la tarde del martes

La Universidad de Jaén ha decidido prolongar hasta la tarde del martes, a las 19 horas, el mercadillo solidario organizado para los damnificados del terremoto de China con obras donadas por la Escuela de Arte José Nogué.

A pesar de la gran aceptación que han tenido las obras donadas por la Escuela, el hecho de que aún queden muchas sin vender debido a la gran cantidad que han entregado para la realización de este mercadillo ha hecho a la Universidad de Jaén prolongarlo un día más. Así, quienes no hayan podido visitarlo hoy lunes tendrán la oportunidad de hacerlo mañana martes.
Como anunció el Rector de la Universidad de Jaén en la inauguración de este mercadillo, “gracias a la Escuela de Arte José Nogué por la gran cantidad de obras donadas, porque vamos a hacer todo lo posible porque no regresen allí”.

El Rector de la Universidad de Jaén, acompañado por el delegado provincial de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, Manuel Gabriel Pérez, el director de la Escuela de Arte José Nogué, Luis Cárdenas, y otras autoridades académicas, inauguraron el mercadillo que se ha instalado en el Aulario Flores de Lemus. Esculturas, mobiliario y pinturas se han puesto a la venta con la participación de alumnos voluntarios de la UJA y los estudiantes universitarios chinos que en la actualidad estudian en Jaén.

Además, dos de las obras donadas por la Escuela de Arte se han sorteado por medio de una rifa, recayendo las mismas en Mª Cruz González Cano, ganadora de un busto, y Juan Carlos Cárdenas López, ganador de una mesa.

Se trata de la segunda actividad solidaria realizada por la Universidad de Jaén, a través de los Vicerrectorados de Relaciones Internacionales y Cooperación, Estudiantes e Inserción Laboral, y Extensión Universitaria, para recaudar fondos para los damnificados del terremoto de China. La primera se celebró el pasado mes de mayo y consistió en la organización de un mercadillo de venta de dulces. El dinero recaudado en ambas actividades se destinará a los damnificados del terremoto de China a través de su embajada en España.