La Universidad de Jaén pone en marcha el programa ‘Small World Initiative’ para que estudiantes de ESO y Bachillerato de la provincia encuentren nuevos antibióticos

Los coordinadores y monitores de la UJA posan con el alumnado participante del Instituto Virgen del Carmen.

La Universidad de Jaén acaba de poner en marcha el programa ‘Small World Initiative’, un proyecto educativo y colaborativo a nivel mundial, cuya finalidad consiste en que estudiantes de ESO y Bachillerato encuentren nuevos antibióticos mediante la exploración de la biodiversidad microbiana en los suelos en busca de nuevos microrganismos productores de antibióticos.

Se trata de un programa innovador que tiene tres objetivos principales a tres niveles diferentes: primero, motivar a los estudiantes preuniversitarios para que se interesen por las Ciencias Experimentales; segundo, introducir una estrategia de Aprendizaje Servicio (ApS) en la docencia de los alumnos universitarios de manera que aprendan realizando una actividad que redunde en un beneficio social; y tercero, abordar mediante “crowdsourcing” una de las principales amenazas que hay en la actualidad para la salud a nivel global, la reducida disponibilidad de antibióticos eficaces disponibles. Según la Organización Mundial de la Salud “la resistencia microbiana a los antibióticos es potencialmente el desafío médico más importante al que se enfrenta la Humanidad en el siglo XXI. Si no se toman iniciativas al respecto, entre hoy y el año 2050 el coste de la resistencia a antibióticos podría superar los 100.000 millones de dólares y suponer la muerte prematura de 300 millones de personas”.

‘Small World Initiative’ (SWI) es un proyecto que surgió en la Universidad de Yale (EE.UU.) en el año 2012 y se ha desarrollado en más de una decena de países en todo el mundo. En España, SWI arrancó el curso pasado con el profesor Víctor J. Cid de la Universidad Complutense de Madrid, extendiéndose en este año a 18 universidades españolas al constituirse la red SWISpain. La Universidad de Jaén es una de las dos universidades en Andalucía, junto a la Universidad de Sevilla,que han iniciado el programa y lo hace de la mano de los profesores Rosario Lucas, Antonio Cobo, M. José Grande, Rubén Pérez Pulido y Magdalena Martínez Cañamero como coordinadora de la actividad, todos del área de Microbiología del Departamento de Ciencias de la Salud.

“SWIUJA ha comenzado subvencionada por un proyecto de innovación docente del plan I2DUJA-2017 del Vicerrectorado de Enseñanzas de Grado, Posgrado y Formación Permanente, aunque tiene vocación de establecerse como parte de las actividades de los alumnos de las titulaciones de Ciencias Experimentales de nuestra Universidad, donde estudiantes de Biología y Ciencias Ambientales ya han sido instruidos para ser monitores o SWITAs (SWI Teaching Assistants) por sus respectivos profesores, denominados “Partner Instructors” o SWIPIs en el sistema estadounidense. Estos SWITAs están saliendo de la Universidad para dirigirse a los colegios e institutos participantes”, explica Magdalena Martínez Cañamero. 

Acercamiento del proyecto a colegios e institutos de la provincia

De momento, el grupo de trabajo de SWIUJA ya ha comenzado los primeros talleres en institutos de la provincia. En concreto, cerca de 100 estudiantes de ESO y Bachillerato del Instituto Virgen del Carmen de Jaén capital han realizado el trabajo de campo guiados por los SWITAs en varias sesiones: han recogido muestras de diferentes suelos de sus respectivos entornos y han incubado las muestras para conseguir distintas colonias de microorganismos potencialmente productores de antibióticos. 

Estas colonias se enfrentarán posteriormente a diferentes microorganismos muy parecidos a patógenos conocidos por su resistencia a los antibióticos actuales para comprobar si son inhibidos”, señala la coordinadora del proyecto en la UJA. “En el programa SWI nunca se trabaja con las especies patógenas, pero sí con especies cercanas, normalmente del mismo género aunque inofensivas”, señala la coordinadora del proyecto SWI en la UJA. Próximamente, el proyecto llegará a nuevos centros educativos de la provincia. 

Los resultados, siempre con una clave que permita localizar en cualquier momento al equipo de alumnos que ha realizado el hallazgo, pasarán a formar parte de la base de datos del programa SWI y estarán a disposición para ser utilizados con fines de investigación por laboratorios, docentes o estudiantes. Además, los resultados se presentan en un simposio anual de la comunidad SWI a nivel nacional e internacional.  

Autor

Gabinete de Comunicación UJA (J.S.T.)