Expertos analizan la distribución espacial y geográfica del topillo de cabrera, en peligro de extinción

Un equipo de expertos de la Universidad de Jaén, formado por profesores de los Departamentos de Zoología, Botánica e Ingeniería Cartográfica, junto con miembros del grupo de investigación 'Genética Molecular Humana y Animal' y con la colaboración de los Servicios Técnicos de Investigación de la UJA, tratan de conocer la situación de la especie Microtus cabrerae, o topillo de Cabrera, en la provincia de Jaén, determinando, para ello, la distribución espacial y la variabilidad genética de este roedor endémico de la Península Ibérica, según informa Andalucía Investiga.

El topillo de cabrera es una especie típicamente mediterránea, de tamaño medio, que se caracteriza por su aspecto robusto y pelaje espeso. Cuenta con cabeza pequeña y orejas también pequeñas que no le sobresalen del pelaje. Los herbazales altos y densos, los juncales y ambientes con alta presencia de plantas del género carex (juncias) constituyen su hábitat típico. Dado que estas comunidades vegetales requieren una elevada humedad edáfica, esta especie se encuentra amenazada por la desertización y la acción del hombre sobre su hábitat.

Dos hechos han llevado al grupo de Jaén a plantear este proyecto. Por un lado, los datos disponibles sobre la distribución de esta especie en la provincia de Jaén son escasos, y en la mayoría de los casos no proceden de estudios específicos sobre su distribución, sino que son recogidos de citas bibliográficas de trabajos de investigación sobre este roedor. Por otro, el gen SRY, determinante de testículo, es un gen localizado en el cromosoma Y en la mayoría de las especies de mamíferos, siendo Microtus cabrerae la única especie de mamífero en que este gen esta presente en el cromosoma X.

Para llevar a cabo los objetivos de este proyecto, que se inició en el 2006 y que finalizará en el 2008, se localizarán las poblaciones de topillo de Cabrera existentes en la provincia de Jaén en función de sus preferencias de hábitat y de las evidencias dejadas por estos animales. Una vez localizadas, se determinarán algunos parámetros poblacionales y se realizará el análisis de la variabilidad genética de las mismas.

El objetivo final del trabajo es la creación de un Sistema de Información Geográfica (S.I.G.), con extensión provincial, en el que se indique la localización de las poblaciones encontradas, el número de individuos aproximados que las componen, su extensión, la distribución de cada uno de los marcadores genéticos analizados y el grado de diversidad genética intra e interpoblacional. Además, se integrarán características ecológicas y humanas que pudieran influir tanto en la distribución como en el estado de conservación de las poblaciones de esta especie, como el uso del suelo, vertidos, ganadería, etc.

Como explica Mónica Bullejos Martín, responsable del proyecto, “los resultados que obtengamos ayudarán a conocer la situación de este roedor en la provincia de Jaén, a la vez que serán de enorme interés para el establecimiento de posibles acciones para su conservación en nuestra provincia, especialmente de aquellas poblaciones de interés relevante por su mayor variabilidad genética o por su mayor peligro de extinción”. Por otro lado, los datos que proporcione este trabajo servirán para extender el estudio a toda la Península Ibérica.

En 2006, el Zoobotánico de Jerez registró por primera vez la reproducción en cautividad de este roedor. Un año antes, investigadores de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) que trabajan con esta especie decidieron depositar en el zoológico jerezano cinco ejemplares adultos para poner a punto técnicas de reproducción en cautividad del topillo, que permitieran incrementar el conocimiento de su biología.