Entrevistas a Deportistas DAN-UJA: Ana María Torres Rubio

Ana María Torres Rubio

Ana María Torres Rubio estudia su segundo curso del Grado de Fisioterapia en la Universidad de Jaén (UJA). Considera que la disciplina deportiva le está siendo muy útil para afrontar sus estudios, aunque reconocer que practicar Lucha como deporte de alto nivel es más difícil física y psicológicamente, porque conlleva una serie de exigencias y constancia que, en ocasiones, le crea presión. Esta campeona nacional forma parte del destacado grupo de estudiantes de la UJA del Programa de Apoyo a Deportistas de Alto Nivel (DAN). Es una de los estudiantes que cuenta con un claro perfil ‘Generación UJA’, en el que se valora la formación integral.

¿Cómo surgió su afición por el deporte de la Lucha y por qué decidió dedicarse profesionalmente a él?

Empecé a los 3 años, porque mis tíos eran los entrenadores, a esa edad solo hacíamos juegos. Poco a poco nos iban introduciendo técnica y con 11/12 años empezaron las competiciones y fue lo que más me llamó la atención. La Lucha ha formado parte de mi vida siempre.

En la Universidad de Jaén se acogió al Programa de Apoyo a Deportistas de Alto Nivel (DAN), ¿cuál ha sido su experiencia?

Mi experiencia ha sido magnífica. He sentido mucho apoyo por parte de todos y mucha difusión a los deportistas. Esto me ha facilitado la relación con los profesores en cuanto a faltas por campeonatos o concentraciones.

¿Qué tipo de apoyo le ofrece la Universidad de Jaén para continuar con su actividad deportiva y académica?

Nos facilitan el cambio de turnos, que es muy importante para poder entrenar. La relación con el profesorado es magnífica, además de las buenas instalaciones del gimnasio para entrenar.

¿Qué mejoraría?

Por mi parte, hasta ahora no he tenido ningún problema, pero supongo que depende de la carrera que curse y los profesores.

¿Cómo ha compatibilizado los estudios con el deporte en estos años?

Con mucha planificación y esfuerzo. Al final, siempre hay tiempo para todo, aunque haya que sacrificar a veces tiempo con la familia y con los amigos.

¿La disciplina deportiva le ha servido para los estudios? ¿Es más difícil el deporte que el estudio?

Si me ha servido, ya que decidí entrar en esta carrera gracias al deporte. Creo que es más difícil física y psicológicamente, ya que el deporte de alto nivel conlleva una serie de exigencias y constancia que a veces crea presión.

¿Ha tenido apoyo familiar?

Siempre me han apoyado. Además, mi hermana pequeña también se dedica a este deporte a nivel profesional.

¿Dónde practica su deporte?

En Torredelcampo, donde hace unos años nos hicieron una sala habilitada para ello.

¿Cuáles son sus logros deportivos y cuáles son sus aspiraciones?

Como cualquier deportista que realice un deporte olímpico, su mayor aspiración es unas olimpiadas. Hasta ahora he sido varias veces campeona nacional, medallista en torneos internacionales, 3º de Europa en 2016 y dos veces 5º del mundo en 2016 y 2017

En el plano académico, ¿cuáles son sus proyectos?

Empecé la carrera, porque quería dedicarme a la fisioterapia deportiva. Pero ahora he descubierto muchos ámbitos interesantes y no sé exactamente a qué ámbito me dedicaré en un futuro.

¿Tiene claro hacia dónde va a dirigir su futuro profesional?

Por supuesto principalmente a acabar mi carrera e intentar aprovechar todo lo que pueda mi carrera deportiva.

¿Queda tiempo para el ocio?

Depende de la época hay más o menos tiempo, pero siempre se puede encontrar un hueco.

En el futuro, ¿seguirá compatibilizando la Lucha con la Fisioterapia?

Siempre que pueda lo haré. Pero la carrera deportiva no es muy larga, aunque sí me gustaría ser profesora de Lucha cuando deje la competición.

 

Autor

Gabinete de Comunicación y Proyección Institucional de la UJA (C.Q.R.)