La Universidad de Jaén conmemora el Día Mundial del Teatro con lecturas y representación de microescenas

Una de las representaciones realizadas. Foto: José Ignacio Fernández.

La Universidad de Jaén ha conmemorado este miércoles 27 de marzo el Día Mundial del Teatro con lecturas y representación de microescenas realizadas por miembros del grupo Mamadou Teatro, tanto por la mañana como por la tarde en el Campus Las Lagunillas de Jaén. Además, a las 12 horas se ha leído el Manifiesto por el Día Mundial del Teatro.

Manifiesto

1 día, 24 horas, 1440 minutos, 86400 segundos, son de los que disponemos una vez al año para recordar al mundo el don de la expresión, de la representación, del teletransporte teniendo como pasaporte una simple entrada. La palabra teatro procede de latín theatrum, que significa mirar. Hoy, 27 de Marzo, desde la compañía de teatro Mamadou y la Universidad de Jaén miramos hacia un futuro para este noble arte, con motivo del Día Internacional del Teatro.

Somos hijos de la era tecnológica, de las influencias, del postureo, de los prejuicios y estereotipos. Sumidos en el resplandor de una pantalla nos alejamos de la realidad, del vivir el aquí y el ahora, y del hacer nuestras historias que nos cuentan unos ojos cargados de expresividad. La sociedad es presa de su mente, de sus ideales, y no es capaz de mirar más allá hasta que no se reflejan sus actos en un espejo, y qué mejor reflejo que el teatro.

El actor crece y se hace con cada obra, con los sentimientos y pensamientos de su personaje. Ninguna persona es la misma una vez que se sumerge en esta disciplina, experimenta una metamorfosis que estará presente en todos los ámbitos de su vida. Cada paso en el escenario, cada escena representada, cada personaje al que dar voz, terminan por almacenarse en una maleta, esa que llevamos con nosotros y de la que de vez en cuando extraemos fragmentos, que recordar, que volver a vivir o que utilizar. Por todos estos motivos queremos destacar la importancia del teatro a nivel personal, e invitamos a cada integrante de nuestra universidad a experimentar estas sensaciones. Es necesaria su existencia en cada una de las universidades, para mostrar lo que fuimos, somos y llegaremos a ser.

Drama, el vestuario, la comedia, el brillo cegador de los focos, la tragicomedia, los ensordecedores aplausos de la audiencia, acotaciones, el telón, silencio que empieza. Ingredientes de la magia de crear un universo en un escenario.

(Pilar Moreno Villacañas y Pilar Raéz Millán)

Autor

Gabinete de Comunicación UJA (F.R.R.).

Etiquetas