La Universidad de Jaén, ejemplo de responsabilidad social corporativa

La Universidad de Jaén es un ejemplo de apuesta por la responsabilidad social, tal y como lo explicó Raquel Puentes Poyatos, directora del Secretariado de Responsabilidad Social de la UJA y ponente en los Cursos Universitarios Intendente Olavide de La Carolina.
Raquel Puentes
Raquel Puentes
Raquel Puentes

La Universidad de Jaén es un ejemplo de apuesta por la responsabilidad social, tal y como lo explicó Raquel Puentes Poyatos, directora del Secretariado de Responsabilidad Social de la UJA y ponente en los Cursos Universitarios Intendente Olavide de La Carolina.

Raquel Puentes, experta en la materia, aseguró que “es fundamental que las universidades, como centros dinámicos, vivos y transformadores, aporten a la comunidad un valor añadido”, a lo que agregó que “esta contribución no sólo implica la formación de las personas como consecuencia de la educación, sino que también debemos sensibilizar a los alumnos y que sean ellos mismos quienes sientan la necesidad de ayudar”.

Raquel Puentes aseguró que “durante esta legislatura la UJA desarrollará numerosas acciones para seguir apostando por la responsabilidad social”. “Nuestra Universidad debe llevar a cabo una gestión basada en valores sociales, éticos y medioambientales.” En este contexto, relató que son ya numerosos los programas puestos en marcha, tales como el Aula Verde o los referentes a cooperación y voluntariado.

Responsabilidad social y recursos humanos

Durante su intervención, Raquel Puentes reiteró una idea fundamental: una empresa socialmente responsable debe considerar al trabajador como un factor clave, no como un recurso que genera beneficios a cambio de unos costes mínimos. Así, la ponente explicó que debe haber una vinculación directa entre las estrategias de responsabilidad social y las necesidades de todos los grupos de interés, especificando que “los trabajadores constituyen uno de los grupos más importantes”. La ponente puntualizó que esta percepción también tiene una vertiente económica: “Para ser competitivos hay que sobresalir y en este apartado es fundamental el factor humano, atraer el talento a la empresa, y esto se consigue siendo responsable, sin discriminación en las prácticas retributivas, con políticas equitativas y con diversidad”.

Por este motivo aseguró que “es necesario un cambio en el tejido empresarial”. Aunque ha querido dejar claro que “no todo depende de las empresas, también de la coyuntura económica. Con la situación de crisis actual, las entidades que mantienen empleos pese a tener pérdidas están llevando a cabo políticas responsables”.

Tags