Experto apuesta por una normativa más restrictiva en relación a los delitos telemáticos

Ángel Martínez, profesor titular de Derecho Mercantil de la Universidad de Jaén, defendió este jueves en los XII Cursos Universitarios de Verano Intendente Olavide de La Carolina la necesidad de incrementar la vigilancia y endurecer las penas que se producen en el marco de las redes sociales.
Intervención de Ángel Martínez.
Intervención de Ángel Martínez.
Intervención de Ángel Martínez.

Ángel Martínez, profesor titular de Derecho Mercantil de la Universidad de Jaén, defendió este jueves en los XII Cursos Universitarios de Verano Intendente Olavide de La Carolina la necesidad de incrementar la vigilancia y endurecer las penas que se producen en el marco de las redes sociales.

En este sentido, Ángel Martínez, que intervino en el curso 'Redes sociales: evolución y revolución’, fue uno de los pocos expertos que apostó por el endurecimiento legal en los delitos telemáticos, desmarcándose de la gran mayoría de sus compañeros, que orientaban la reducción de las infracciones a la concienciación y la educación. “Internet representa los riesgos de la vida diaria elevados a la máxima potencia”, manifestó.

En concreto, se refirió a aquellas vulneraciones que afectan a la propiedad, tales como los archivos informáticos, música o imágenes. “Se trata de conductas que deben ser objeto de represión jurídica, y por tanto, debe actualizarse su seguimiento y adaptar las penas a las nuevas realidades vinculadas a los nuevos delitos”, afirmó. “Internet presta multitud de ventajas y ofrece múltiples beneficios a la sociedad, pero también existen unas dudas que son razonables y que suponen frenos para el desarrollo de las propias redes sociales”, comentó.

Como ejemplo, se refirió a los perjuicios que el anonimato puede causar a un comercio. “En una red social puede crearse un grupo dedicado a desprestigiar a una empresa, a verter opiniones negativas. Cuando se trata de críticas de usuarios, son constructivas, pero en muchos casos, son opiniones intencionadas que tienen detrás la firma de una marca de la competencia”, explicó. Tal y como detalló el ponente, esa conducta está tipificada actualmente como competencia desleal. Por tanto, en Internet y en las redes sociales “debe estar igualmente perseguido y castigado, debiéndose endurecer las penas”, sentenció.

Etiquetas