El Rector destaca en la apertura oficial del curso 2021/2022 cómo la UJA enfoca su actividad al desarrollo de la provincia

La lección inaugural fue impartida por la catedrática de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial M.ª José del Jesus Díaz, con el título 'Inteligencia artificial y datos para la sociedad'
Intervención del Rector de la Universidad de Jaén.

El Rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, ha presidido este jueves la solemne apertura oficial del curso 2021/2022 de la UJA, acto celebrado en el Aula Magna del Campus Las Lagunillas y que ha contado con la asistencia del Consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco Pérez.

El Rector de la UJA comenzó su intervención agradeciendo a la Junta de Andalucía su decisión de atender la demanda de los rectores y rectoras de relajar las restricciones que afectan al ámbito universitario como consecuencia de la COVID-19, “lo que ha permitido volver en nuestros campus a una actividad presencial que es consustancial con el modelo académico de nuestras universidades”. No obstante, recordó que la pandemia continúa, motivo por el cual pidió a los miembros de la comunidad universitaria “continuar ejerciendo la corresponsabilidad individual para seguir manteniendo nuestros campus como lugares seguros”.

Durante su intervención, Juan Gómez Ortega resaltó el papel que juega la Universidad como motor de desarrollo sociocultural y de la provincia, y cómo la UJA “cada vez con más decisión y claridad”, “vira el timón de sus actividades a satisfacer las necesidades y demandas de la sociedad”. En este sentido, destacó los numerosos proyectos que se desarrollan, “que marcan una senda de actividad creciente con un efecto positivo no solo en el ámbito, universitario, sino en general en el de la sociedad”. En este sentido, declaró que “la Universidad es la mejor y más potente herramienta de progreso, avance y desarrollo social, cultural y económico de la que disponemos y tenemos la necesidad y la obligación de aprovecharla al máximo”. Así, Juan Gómez explicó que el III Plan Estratégico de la UJA aprobado en diciembre del pasado año define e identifica cuál debe ser el posicionamiento estratégico de la institución para ser más competitiva. Entre sus siete objetivos estratégicos se encuentra la adaptación y flexibilización de la oferta formativa, para ajustarla a los perfiles de egresados que demanda la sociedad. A ello contribuirá el recientemente creado Centro de Formación Permanente y Formación Complementaria de la UJA o el novedoso proyecto que ultima la Universidad de Jaén denominado VALEO-UJA Academy, “que permitirá dar respuesta a las necesidades de formación de una compañía tractora y esencial para el ecosistema económico provincial como es VALEO y a la vez favorecer una formación dual de nuestro estudiantado, una iniciativa que podría extenderse a otras empresas tractoras de nuestra provincia”, declaró el Rector.

Por otro lado, además de la implantación para el próximo curso 2022/2023 del Grado en Medicina, cuya memoria aprobó el Consejo Social de la UJA este pasado martes, Juan Gómez ha anunciado que la Universidad de Jaén trabaja en una nueva titulación relativa al sector del olivar y de los aceites de oliva, “una titulación innovadora y con vocación de ser un referente mundial que atraiga a los mejores profesionales y a los mejores estudiantes de todo el mundo interesados en este sector en el que somos líderes”. En relación con la implantación del Grado en Medicina, a comienzos del año se iniciaron las obras de construcción del nuevo edificio denominado de I+D+i y TIC, que albergará, entre otras funcionalidades, los nuevos laboratorios necesarios para su desarrollo, así como un Centro de Simulación Clínica que dará servicio a todas las titulaciones del ámbito de la salud de la UJA.

Generación y transferencia de conocimiento

En el ámbito de la generación y la transferencia de conocimiento, el Rector destacó que aspectos como la creación del Instituto Universitario de Investigación en Olivar y Aceites de Oliva, la coordinación o participación en proyectos internacionales relacionados con este sector que cuentan con una financiación global de 27,2 millones de euros o la posición destacada de la UJA en diversos rankings internacionales sirven de muestra de los resultados de la estrategia llevada a cabo por la UJA en el ámbito de la investigación.

En cuanto a la transformación digital, son más de 100 los proyectos TIC puestos en marcha por la UJA con el objetivo de enfocar el uso de estas tecnologías para adaptar los campus y la actividad universitaria a las nuevas expectativas de los grupos de interés. En esta línea, y enlazando la digitalización con la transferencia del conocimiento a la sociedad, y con el fomento de la empleabilidad del estudiantado y, en general, de toda la provincia, Juan Gómez informó de que la UJA va a poner en marcha una nueva iniciativa, en colaboración con Telefónica, denominada OPEN INNOVATION HUB, que se plantea como un espacio de innovación abierto para el emprendimiento basado en la transformación digital, “donde la Universidad, las empresas, los centros tecnológicos y las administraciones impulsen la innovación y fomenten la creación de nuevos productos, tecnologías y negocios basados en Start-ups y Spin-offs”. Además, recordó que para ampliar y mejorar los espacios dedicados a la investigación que la Universidad pone a disposición de sus investigadores, en marzo se inició la construcción de un nuevo edificio de Investigación y transferencia empresarial, financiado por la ITI de Jaén que albergará 26 nuevos laboratorios que se dedicarán fundamentalmente a proyectos colaborativos con empresas.

Sobre la internacionalización de los campus universitarios, el Rector puso como ejemplo los diversos proyectos internacionales de investigación en los que participa la UJA, que coordina el consorcio de jóvenes universidades europeas NEOLAIA, así como titulaciones impartidas íntegramente en inglés o los más de 1.800 estudiantes extranjeros que cursan sus estudios en Jaén y que aportan un retorno económico directo que se estima en más de 5 millones de euros.

Finalmente, Juan Gómez destacó dos nuevas líneas de actuación estratégica de la UJA: en primer lugar, el Plan de Mecenazgo y Patrocinio de la UJA, puesto en marcha a instancias del Consejo Social; en segundo lugar, la posibilidad de ubicar parte de la actividad cultura de la UJA y de su gestión en el centro histórico de la capital jiennense.

“Para desarrollar estos objetivos, estratégicos para la Universidad y para nuestra provincia, es necesaria una financiación adecuada. Reconocemos y valoramos el esfuerzo e interés de la Consejería en la definición de un modelo de financiación para las universidades públicas de Andalucía. Sin embargo, traslado mi preocupación porque el modelo aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía establece las bases de un modelo de reparto, y no de un modelo de financiación, que es lo que llevamos solicitando los Rectores y Rectoras de las universidades públicas de Andalucía desde hace años. Lo que impide, por tanto, generar certidumbre a las universidades para realizar una planificación económica, al menos, a medio plazo, no garantizando la suficiencia financiera, especialmente en una coyuntura económica restrictiva, como la que estamos sufriendo en estos momentos motivada por la crisis generada por la COVID-19”, declaró Juan Gómez en relación al modelo de financiación universitario aprobado por la Junta de Andalucía.

Por último, respecto al anteproyecto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), que en este momento está en fase de consulta pública, Juan Gómez informó que desde Crue Universidades Españolas se está trabajando para presentar al Ministerio de Universidades un documento que recoja el posicionamiento común de todo el sistema universitario español. “Todos los rectores y rectoras estamos unánimemente de acuerdo en que nuestro sistema universitario necesita una nueva ley para poder ser competitivo con el resto de sistemas avanzados de nuestro entorno. Pero para ello necesitamos, como pedía el presidente de Crue hace unos días, una ley que recoja de verdad, y este anteproyecto no lo hace, el principio de autonomía en las políticas de gestión de personas y de perfil académico, y un marco para el personal universitario que propicie la certidumbre y el reconocimiento, todo ello asociado a un sistema de rendición de cuentas no sólo económico, sino fundamentalmente de resultados”.

Lección inaugural

La Lección inaugural fue impartida por la catedrática de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Jaén, M.ª José del Jesus Díaz, con el título 'Inteligencia artificial y datos para la sociedad'.

En esta conferencia presentó una reflexión sobre los beneficios que la Inteligencia Artificial, mediante el aprendizaje automático y el uso ético de los datos, aporta a la sociedad. Para ello, revisó brevemente su historia e hitos, se analizó algunas de sus aplicaciones, especialmente en el ámbito de la salud. También, identificó los retos a abordar para continuar avanzando en el desarrollo de una Inteligencia artificial, confiable y centrada en el ser humano.

En el ámbito de la salud, Del Jesus Díaz señaló que el aprendizaje a partir de datos es una herramienta transformadora, “tanto en la predicción de diagnósticos, como en la salud conectada, en la medicina personalizada o en la optimización de servicios”. En la conferencia describió resultados de investigación relevantes de la Inteligencia Artificial, e indicó que “tendremos cada vez con mayor frecuencia modelos predictivos para ayuda a la decisión médica, que permitirán mejorar la atención sanitaria, especialmente en zonas con menos recursos, que facilitarán la detección de patologías antes de que los síntomas se hagan plenamente visibles y que permitirán mejorar tratamientos a través de medicina personalizada y salud conectada”. Esta transformación, no se limita al ámbito de la salud, “es y seguirá siendo transversal: se continuarán utilizando aprendizaje automático para el mantenimiento predictivo en el ámbito industrial y en las ciudades; se seguirán mejorando los modelos para el seguimiento de especies naturales, para predecir réplicas de terremotos, o para analizar datos de contaminación que permitan comprender dónde se pueden concentrar los esfuerzos y ayuden a afrontar los problemas asociados al cambio climático”, apuntó.

Respecto al futuro, Mª José del Jesus reflexionó sobre la necesidad de una actitud proactiva, para continuar trabajando en el desarrollo de una Inteligencia Artificial confiable, “centrada en el ser humano, ética, sostenible y que respete los derechos y valores fundamentales”. Para ello, dijo que se afrontarán, entre otros retos, la alineación de objetivos, el trabajo interdisciplinar,” la eliminación de posibles sesgos, el incremento de la generalidad, transparencia y explicabilidad de los modelos, el liderazgo organizativo para minimizar la asimetría en su desarrollo y el incremento de la capacitación a todos los niveles para alcanzar un uso igualitario de la disciplina. La formación continua a lo largo de toda la vida será vital para adquirir nuevas competencias y afrontar los cambios continuos en el trabajo asociados a los cambios tecnológicos. 

Asimismo, añadió que no se puede predecir la evolución e implicaciones de la Inteligencia Artificial y los datos a largo plazo, aunque “lo que sí conocemos son las ventajas que aporta para las personas y que la investigación continúa a un ritmo muy rápido. Nuestro trabajo es asegurar -como en todas las áreas de la ciencia- que los avances científicos y de transferencia sean seguros, confiables y dirigidos a ayudar a la sociedad”.

Por último, subrayó que la mejor manera de continuar avanzando hacia ese objetivo “es trabajar, colaborando con otras disciplinas, en desarrollos que proporcionen beneficios sociales y económicos, incorporar los principios humanos en los objetivos que optimizan los sistemas inteligentes e ir aún más allá de los macrodatos y el aprendizaje profundo para seguir avanzando hacia nuevos métodos de aprendizaje automático que obtengan modelos éticos, robustos y explicables. Progresando hacia sistemas de Inteligencia Artificial con valores, sentido común y una profunda comprensión del mundo.”

Nuevos doctores

Tras la lectura de la Memoria Académica de la UJA 2020-2021, por parte de la Secretaria General, tuvo lugar la investidura de 40 nuevos doctores de la Universidad de Jaén. Los nuevos doctores de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación son: Beatriz Berrios Aguayo, Sara Suárez Manzano, Durcelina María Coelho de Oliveira, Carmen María Galvez Sánchez, Pedro de la Concepción Garrido González de Riancho, Sebastián López Serrano, María del Carmen Sánchez Miranda, Natalia Soria Ruiz, Rafael Castellano Almagro, Patricia Jiménez García-Escribano, Rafael Jorge Moreno del Castillo y Ismael Amaro Martos. Por la Facultad de Ciencias Experimentales: Leticia Díaz Beltrán, María González Cabrera, Juan Ortega Vidal y Eva Vargas Liébanas. Por la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas: Ana López Navío, Lisardo García Rodulfo, Cristina Callejón Hernández, María Mónica Padial Espinosa, Pedro Manuel Quesada López, José Luis Durán Román, Gloria Paterna Sánchez, Rocío Carrillo Labella y María José Vargas-Machuca Salido. Por la Escuela Politécnica Superior de Jaén: Juan Antonio Almazán Lázaro, Alejandro Graciano Segura, Salud Maria Jiménez Zafra, Juan Manuel Jurado Rodríguez, Pilar López Úbeda, Antonio Javier Martínez Calahorro y Sergio Martínez Martínez. Por la Escuela Politécnica Superior de Linares: Juan María Terrones Saeta, Rosendo Mendoza Vílchez y Jorge Suárez Macías. Por la Facultad de Ciencia de la Salud: María Estrella Perdomo Pérez, María Dolores López Franco, Catalina López Martínez y Raquel Fábrega Cuadros. Por la Facultad de Trabajo Social: Mercedes López Pérez.

Autor

Gabinete de Comunicación de la UJA (C.Q.R. y F.R.R.).

Etiquetas