Análisis de las cantidades “astronómicas” que se manejan en las cláusulas de los futbolistas de élite

Francisco Lledó.
Francisco Lledó.
Francisco Lledó.

Las cláusulas de rescisión de los futbolistas y el debate en torno a la “inmoralidad” de las elevadísimas cantidades que se pagan a los futbolistas de élite. Éste fue el tema central sobre el que se desarrolló la conferencia de Francisco Lledó Yagüe, abogado y catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Deusto, incluida dentro del curso “Deporte Profesional y Derecho” de los XII Cursos Universitarios Intendente Olavide de la Universidad de Jaén en La Carolina.

Aludiendo a ejemplos prácticos, el ponente se refirió al caso de Thiago Alcántara, jugador de la Selección Española Sub 21 y actualmente perteneciente a la cantera del FC Barcelona. “El club le ha establecido una cláusula de 50 millones de euros, algo totalmente desproporcionado para un joven que aún no ha tenido tiempo de despuntar”, explicó. En contraposición, comentó la situación de Kun Agüero, perteneciente al Atlético de Madrid y en negociaciones con el Real Madrid, y consideró que “la cláusula de este jugador es de 60 millones pero, en este caso, la cifra, aunque pueda parecer desorbitada, tiene una base real, ya que, por su trayectoria, genera una serie de derechos de imagen y otros beneficios económicos que suponen que otros clubes sí acepten pagar un precio tan elevado”.

Lledó especificó que, si finalmente no hay acuerdo entre el Atlético y el Real Madrid, el club blanco deberá pagar los 60 millones de euros más los impuestos relativos al IRPF, lo que sumaría un 43% por ciento más al precio establecido. Por el contrario, si hay acuerdo, a la cantidad estipulada sólo se le sumaría el 16% de IVA. “El mercado de trabajo de los futbolistas de alto nivel es distinto al ordinario, ya que generan beneficios vinculados a los derechos de patrocinio, de imagen o de retrasmisión, por lo que es el propio mercado quien establece que, si otro equipo quiere fichar a un deportista, tenga que pagar esta suma”, analizó. “Son deportistas de élite, lo mismo que ocurre con Nadal, Gasol, Alonso o Contador y, aunque las cifras puedan escandalizar, hay que saber desvincularlos del resto de deportistas profesionales porque son casos específicos y puntuales”.

Por tanto, el especialista en Derecho defendió las cláusulas cuando se trata de deportistas de élite, pero consideró que no se pueden justificar las cantidades millonarias cuando se habla de categorías inferiores o de la cantera. “Aunque un jugador despunte en la Selección sub 21 y sea profesional, no se le puede cortar la posibilidad de otros fichajes cuando aún no está generando esos beneficios, aunque se presuponga que, en un tiempo, lo hará”, indicó en relación a la situación del jugador canterano del FC Barcelona.

Ante esta situación, Yagüe relató que la cantidad de la cláusula debe ser fijada por un juez. “En principio, el futbolista tiene derecho a desvincularse. Kun puede marcharse, pero debe haber un pago por el perjuicio causado. Quien fiche a Thiago, sin embargo, debe pagar proporcionalmente a los ingresos que proporciona, no a los que se espera que dé en un futuro. Por tanto, es la justicia quien debe determinar su cláusula”, sentenció.

Etiquetas