La Universidad de Jaén, preparada para recibir a sus estudiantes en un espacio seguro

Uno de los accesos al Campus Las Lagunillas.

Este lunes comienzan las clases en la Universidad de Jaén del curso 2020-2021, con un modelo de docencia híbrido en el que se alternarán las clases presenciales con la docencia en línea, con el fin de facilitar el control de la pandemia y el desarrollo de la actividad académica, en un ambiente con las máximas garantías de seguridad para estudiantes y personal.

En este sentido, el Vicerrector de Estrategia y Gestión del Cambio, y Coordinador COVID de la UJA, Juan Manuel Rosas, asegura que la institución académica jiennense lleva meses trabajando en la organización de este curso, condicionado por la evolución de la pandemia y en el que la activación de la docencia híbrida resulta “particularmente compleja”.

El viernes finalizaron los 1.491 test serológicos realizados por el personal del Distrito Sanitario Jaén – Jaén Sur en el Campus Las Lagunillas y por el personal del Área de Gestión Sanitaria Norte de Jaén en el Campus Científico-Tecnológico de Linares. Estos test, conocidos como test rápidos, permiten detectar tanto si la persona ha desarrollado anticuerpos por haber pasado la COVID-19, como si tiene algún proceso vírico activo. Si el indicador de proceso vírico es positivo, sin haber desarrollado anticuerpos de la COVID-19, o la persona manifiesta síntomas compatibles con la enfermedad, se procede a realizar la prueba confirmatoria a través de PCR. Ninguno de los 1.491 trabajadores y trabajadoras de la UJA (el 90% de los convocados) que realizaron el test necesitaron de la prueba PCR. En el 1,9% de la plantilla, 29 personas, el test serológico indicó que contaban con anticuerpos como consecuencia de haber pasado la enfermedad.

Planes de prevención, protección y vigilancia

También el viernes se hicieron públicos los planes de prevención, protección y vigilancia COVID-19 para los aularios y laboratorios, los alojamientos y los edificios departamentales. Estos planes, realizados a partir de la guía para las universidades de la Consejería de Salud y Familias, incluyen las medidas de prevención, sanitarias y de organización que permiten, por una parte, que toda la actividad universitaria se desarrolle en condiciones de seguridad sanitaria, y por otra, facilitar a los servicios de vigilancia de la salud la realización de un seguimiento de los potenciales contactos estrechos de los casos positivos que puedan darse, minimizando el riesgo de transmisión comunitaria.

“Aunque los planes son muy complejos y detallados, se resumen en tres medidas que ya conocemos: mascarilla, distancia interpersonal e higiene, y en una a la que estamos menos acostumbrados, el registro de presencia, pero que resulta fundamental para evitar la transmisión comunitaria que lleva a los confinamientos masivos. Saber quién está y dónde en el transcurso de la actividad académica será lo que haga posible el seguimiento de los contactos estrechos potenciales por los servicios de salud y, por lo tanto, el control de la pandemia”, explica Juan Manuel Rosas, que además declara que el funcionamiento de todas estas medidas “depende en último término de la responsabilidad personal y no tengo ninguna duda de que, en el ejercicio de esa responsabilidad, los miembros de la comunidad universitaria de la UJA volverán a ser ejemplo y referente”.

Autor

Gabinete de Comunicación UJA (F.R.R.).

Etiquetas