Consumir alimentos nacionales y cercanos evita los riesgos microbiológicos

Los productos españoles y, en especial, aquellos cuya producción es cercana al lugar de residencia del consumidor, son los que ofrecen más garantías de salubridad a los consumidores. Es la opinión de Antonio Gálvez del Postigo Ruiz, catedrático de Microbiología de la Universidad de Jaén y director del curso ‘Nutrición, gastronomía y calidad alimentaria’ que se celebra en La Carolina.
Antonio Gálvez del Postigo
Antonio Gálvez del Postigo
Antonio Gálvez del Postigo

Los productos españoles y, en especial, aquellos cuya producción es cercana al lugar de residencia del consumidor, son los que ofrecen más garantías de salubridad a los consumidores. Es la opinión de Antonio Gálvez del Postigo Ruiz, catedrático de Microbiología de la Universidad de Jaén y director del curso ‘Nutrición, gastronomía y calidad alimentaria’ que se celebra en La Carolina.

“Los productos de cercanía, en general, ofrecen mayores garantías al consumidor que aquellos que son importados de otros países donde hay menor control sobre la calidad de las materias primas y los procesos de producción, envasado y conservación”, comentó. Se trata, por tanto, de la primera precaución a tener en cuenta para evitar los riesgos microbiológicos asociados al consumo de alimentos y que responden a factores relacionados con los métodos de distribución y procesado de alimentos, así como a la globalización del mercado.

El ponente señaló que este último fenómeno ha influido también en los modelos de alimentación. “Muchos de los efectos observables en la epidemiología de los países desarrollados se atribuyen a la globalización. Por ejemplo, la difusión de ciertas formas de comidas o el consumo de tóxicos como el tabaco o el alcohol”, explicó. Los cambios culturales y la persistencia de hábitos de consumo de alimentos preparados en lugares que no son el hogar constituyen otro elemento a tener en cuenta.

Otra precaución citada por Gálvez del Postigo consiste en observar unas normas de higiene básicas, sobre todo en los productos frescos y la conservación en frío de los alimentos. Por este motivo, considera que es fundamental incrementar el control en verano. “En la época estival, los microorganismos crecen más rápidamente y existe un peligro mayor de proliferación. De ahí la importancia de la refrigeración”, aseguró.

Además, Antonio Gálvez del Postigo explicó que la mayoría de los países con sistemas para notificar casos de enfermedad transmitida por los alimentos han mostrado aumentos significativos durante las últimas décadas en la incidencia de enfermedades causadas por microorganismos en los alimentos, incluyendo patógenos como la Salmonella, la más común en España.

Pero pese a estos datos, y como conclusión, Gálvez quiso incidir en el mensaje de que “los productos que consumimos son de calidad excelente y la incidencia de episodios negativos es mínima”.

Fuente: Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de La Carolina.

Etiquetas